Seguidores

sábado, 16 de julio de 2011

LA FIESTA DE LA PROTECTORA DE LOS PESCADORES

La Virgen del Carmen es venerada como patrona del puerto de El Bluff. Cada 16 de julio se celebra a la llamada Reina del Mar y protectora de los pescadores. En esta fecha el puerto se vestía de galas para recibir, proveniente de Bluefields, a su patrona.

Los preparativos comenzaban con el novenario, del ocho al dieciséis, en el que las distintas familias se asignaban las tareas de adornar la capilla y llevar las ofrendas a la virgen, organizaban la recolecta de dinero entre los capitanes de los barcos pesqueros y fieles para sufragar los gastos de la celebración. Uno de sacerdotes más activos en la labor de la recolecta fue el padre Edwin que, sin importarle las habladurías de la gente, entraba a las cantinas y bares a pedirle dinero a los capitanes de los barcos camaroneros y con su labor llegó a reconstruir la capilla y construir la escuela.  En Bluefields, la orden de las Carmelitas, organizaba el viaje de la estampa de la virgen al puerto.

En su propio día era trasladada en barco o lanchones, entre ellos El Bluff, El Rama y El Rompecabezas que eran adornados para el evento. En su salida era acompañada por barcos mas pequeños, los llamados “pos, pos” y pangas que escoltaban a la virgen. En la travesía tiraban cohetes y reventaban mucha pólvora. Amenizaba el trayecto la banda del Instituto Nacional Cristóbal Colón.

En el muelle de El Bluff se congregaban la mayor parte de las familias del puerto a su espera. Bajaban la estampa del barco con devoción y alegría, con cantos y música amenizada por la banda así como el estruendo de la pólvora para salir en procesión por el andén principal hasta la capilla que adornada con flores de los jardines y manteles nuevos esperaba a la patrona.

Además de la misa en honor a la Virgen del Carmen se realizaban otras actividades como bautizos, primera comunión y casamientos. Antes de concluir la misa se reventaban bombas de mecate que eran dispuestas alrededor de la capilla y posteriormente se ofrecía un almuerzo a los fieles.

La playa de El Bluff recibía a miles de personas, tanto del puerto como de Bluefields. Se levantaban ranchos de palma para la ocasión y la fiesta continuaba hasta la noche amenizada por grupos musicales de Bluefields entre ellos el grupo “Génesis”.

La tradición, con el paso de los años, pierde vistosidad. El catolicismo ha perdido fieles y la patrona del puerto se ha quedado sin pescadores que la veneren y rueguen por sus gracias debido al cierre de la actividad pesquera.


La Colina
Nueva Guinea, RAAS.
Sábado, 16 de julio de 2011