Seguidores

jueves, 26 de abril de 2012

LA CITA DEL PAPELITO


Al sonar el timbre salimos al corredor del segundo piso, bajamos bromeando por las gradas del ala izquierda del edificio de madera y nos dirigimos hacia el parque. Caminamos por el andén hasta el kiosco, lo bordeamos por la derecha y nos encontramos a Sergio, recién bañado y perfumado, con los ruedos campanas de su pantalón volando al viento, chocando entre ellos al dar sus largos pasos por la prisa de baterillista trasnochado. “¡Clase de goma!”, le dijo Mariano; sin prestarnos atención siguió caminando hacia el edificio.

“¡Tres vigorones con sus respectivos vasos de chicha!”, dijo Alfredo desde adentro de la glorieta, mientras esperábamos sentados en los bancos con los codos descansando en la losa de concreto que lo rodea en sus tres costados. “El chivo”, así le decíamos a Alfredo, entró por la puerta trasera y saboreaba una porción mayor a la nuestra con un enorme vaso debido a que su mamá era la dueña del negocio. Al concluir, regresamos al Instituto Cristóbal Colón y compramos pijibay, escudriñando entre las panas tibias que las vendedoras colocaban sobre el muro del parque. Desde allí observé en lo alto a Mázate junto a Fernando y Dexter, hablando entre ellos de cerquita como secreteando y subimos de prisa al sonar el timbre.

El hermano José Cruz inhaló profundamente el cigarrillo, tiró la colilla al vacío, expulsó el humo moviendo sus labios al saborearlo y entró al aula sonriente con su caminar poético. En su juventud fumaba puros habanos en su Cuba añorada, pero sus cansados pulmones y la escasez de ellos en Bluefields lo obligaban a saborear cigarrillos Windsor. Borró la pizarra y todas las miradas se concentraron en sus nalgas: un tic nervioso provocaba que se alzaran, juntándose y masticando el pantalón por unos segundos, luego lo soltaba, volvían a elevarse para devorarlo nuevamente, pero nadie se burlaba. Escribió en la pizarra el tema del día, giró hacia el auditorio como tratando de descubrir miradas impertinentes, jaló la silla y, dispuesto a pasar lista, se sentó suspendiéndose en el acto con el rostro enrojecido. Sin pronunciar palabras se quitó el chiche que tenía adherido en la nalga derecha, lo puso sobre el escritorio, revisó la silla, volvió a sentarse y pasó lista con el auditorio enmudecido.

A mitad de la clase recibí un papelito doblado: “no te vayas, por la noche vamos  a Pointeen, al muelle de Martínuz”. Busqué su mirada pero escribía concentrada en el cuaderno, uno de los tantos que me prestaba para copiar apuntes y su letra clara, casi perfecta, la delataba. Guardé emocionado la nota como si se tratara de un compromiso inquebrantable e imaginé sus carnosos labios abiertos, su lengua traviesa, sus morenos pezones erguidos como velas alborotadas por la brisa de la bahía y sus nalgas sobre los cimientos de concreto del antiguo varadero, cuando el timbre me regresó al aula. “Vos fuiste”, le dijo Mariano a Mázate al bajar las gradas pero no respondió, se quedó calladito, silbando “fui, fuii, fuiiii” como que no se dirigía a él, pasándose el peine que siempre cargaba en la bolsa del pantalón con su mano derecha sobre el cabello negro, resplandeciente por la brillantina “para mí”. Bajamos las gradas del parque frente al Palacio Municipal y caminos juntos hasta el colegio San José. Nos despedimos al llegar a la casa de la familia Chávez, propiamente frente al colegio.

Eran días previos al desfile del catorce de septiembre y se escuchaba el sonido intenso de tambores y pitoretas que los alumnos entusiastas del San José provocaban en su hora de práctica. Sentado en el comedor la observaba bajar las gradas de la planta alta, vestida con el uniforme azul y blanco del colegio Moravo, sobresaliendo la insignia del manso corderito en su camisa, pero en ese instante, en alerta como el tigre del Colón, la vi diferente: llevaba puesto un short cortito mostrando sus largas piernas, sus caderas florecidas intentando reventarlo y cargaba en su mano derecha el bastón de palillona. “¡Hasta te estás babeando!”, dijo Adolfo al sentarse en la mesa. Angelina, su hermana, se sorprendió y mi rostro enrojeció. Ella sonrió y seguí con la mirada los movimientos marciales de su cuerpo colmado por el orgullo de ser la palillona más bella de la ciudad hasta que desapareció al cerrar el portón cubierto de malla ciclón. “Sos maldito”, le contesté y, al levantarse de la mesa respondió “te tengo una sorpresa”.

Regresó con dos varas de caña piña y me invitó al “Sesteo”, la cantina de su padre, ubicado en la avenida Patterson, contiguo al taller de “Gato Nelson”. Fuimos hasta la esquina del Club Chino, doblamos a la izquierda y  pasamos buscando a Mariano. “Vamos a hacer tareas”, dijo dirigiéndose al dacta López, su padre, quien leía el periódico en el comedor, y caminamos juntos hasta la cantina. Al llegar, Adolfo peló una vara de caña, le quitó los nudos, hizo cuatro trozos de cada gozne y los depositó en una pana. Del estante tomó un galón del mejor guarón de Bluefields y lo vació en ella. “Esperemos que se embeban, una media hora”, dijo. Me quedé viendo los trozos que giraban alrededor de la pana, flotando como “aguas malas” de la bahía llenas de gasolina alrededor del muelle de las pangas.

Media horas después, luego de haber ponchado varias canciones en la roconola, comenzamos a masticar y chupar los trozos de caña. Era la primera vez que lo hacía y quedé fascinado, no sentía el ardor del guaro fino recorriendo mi garganta ni al reposar en mi estómago, sino que su dulzura motivaba a seguir haciéndolo.  “Está buenísimo”, dije y Adolfo se dispuso a hacer lo mismo con la otra vara de caña. Cuando salí del Sesteo, a eso de las seis de la tarde, me sentí flotando entre el gentío que recorría la avenida y con disimulo entré con Mariano a su casa evitando la sala. “Voy a dormir una media hora”,  le dije en la habitación del fondo donde dormían los hermanos López y desperté cuando escuché la voz del dacta López; eran las seis y media de la mañana, recordé con un intenso dolor de cabeza la cita del papelito.

Ronald Hill A.
La Colina
Nueva Guinea, RAAS.
Miércoles, 25 de abril de 2012

7 comentarios:

  1. Evocativas mariposas del pasado nos continuan emborrachando de nostalgia al estilo unico de Ronald. Gracias, Catra,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ricky: Gracias a vos por el comentario. Ya te lo he dicho y lo sigo diciendo: "el cabezón de Ricky es una biblia llena de recuerdos". Saludos mi hermano.

      Eliminar
  2. Ronald, tenes + historias que un carcelero.... Excelente eso de la caña, nunca lo habia escuchado, creo que seria interesante probarlo....


    Saludes mi estimado

    ResponderEliminar
  3. Ronald, muy interesante eso de la caña... te soy sincero que no lo habia escuchado y eso que me crie en una finca que su mayor rubro era la caña (aunque de azucar no piña), bueno ha poner en remojo unas cuantas.....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jorge L. Garcia: hay una variedad de caña de azúcar que le llaman caña pina, es mas grande y mas dulce. Saludos!

      Eliminar
  4. Amanecistes con la misma cara que le habias visto a Sergio. Y Adolfo y Marianono no se " mamaron. ? Esta bonita la anecdota y bien tirada. Tipo 1972 ? Salud con un doble de lijon Doncarleno. Francisco Vela y Suarez.

    ResponderEliminar
  5. Francisco Vela: Todos hasta el 7 Eleven. Un dia de estos contare la tuya y el cigarrillo. Salud hermano!

    ResponderEliminar