Seguidores

martes, 28 de agosto de 2012

JACOBA, LA LEÑADORA


Cuando la vi en la distancia, desde el taller de Julio, pensé que era un chavalo. Llevaba puesta una camisa, pantalón azulón, botas de hule y una gorra. Su figura finita, delgadita, como las astillas que desprende de los troncos al dejar el hacha, ¡tac!, ¡tac!, con todas sus fuerzas, las musculares y las que se le desgarran del corazón, cambió cuando me acerque a hablarle. “Hola, cómo se llama”, pregunté. Se detuvo, posó sus manos sobre el mango del hacha, un ligero descanso, aire para sus cansados pulmones y respondió con una voz fuerte, ronca y profunda como la labor que realiza: ¡Jacoba!

Es leñadora, así se gana la vida, rajando troncos con un hacha. La tarea que saca al día son cuatrocientas rajas, desde las siete de la mañana hasta las cinco de la tarde sin importarle la lluvia ni el sol. La paga que recibe son cien córdobas, “para el arroz y los frijoles”, dijo con orgullo sin parpadear, “pero cuando son troncos de guayaba o de acacia amarilla, como estos, me va mal, sólo saco media tarea”, expresó con cierto desconsuelo y siguió en su labor.

“Es Jacoba, la leñadora”, dijo Julio cuando se lo comenté. “Se la gana a cualquiera de esos que se las dan de huevones, que no les gusta trabajar, que prefieren andar de sapos y viviendo como parásitos de los partidos políticos”, agregó.

Nueva Guinea, 28/08/2012.

2 comentarios:

  1. Sabes, Ronald, tiene mucha razón Julio con su comentario, con eso que le gana a cualquiera con esa labor tan fuerte que hace, conozco a Jacoba desde hace varios años y siempre la he visto trabajando arduamente en labores del campo, hasta chapeando potreros se gana el día, realmente sirve de ejemplo para varios que buscan trabajo con el deseo de no encontrar. Este ejemplo es similar al de un señor que vende diversos productos cítricos que viene desde la comunidad del verdún todos los días a Nueva Guinea, un día le consulte cuando tiempo llevaba haciendo esta labor y me comento que aproximadamente 25 años, Con este trabajo Amigo -me dijo-, he criado a mis hijos, de los cuales uno de ellos lo tengo estudiando en la universidad y el otro ya esta en una escuela técnica en Nueva Guinea.
    Ronald, estas personas, son dignas de méritos, me gustaría un día puedas escribir sobre él.

    ResponderEliminar
  2. excelente forma de realzar y rendir homenaje a la gente de la "banana".

    Como dicen en Cnn "heroes anónimos", una mujer como esta es toda una heroina, no como algunas que no han hecho más que meterse con un par de hermanos y personajes de la politica nacional!!!

    ResponderEliminar