Seguidores

viernes, 10 de mayo de 2013

UNA PAUSA POR LA SALUD DE MI ALMA


El que escribe necesitar con urgencia someter ante otros su trabajo. Yo lo hago aunque no esté seguro si soy lo suficientemente bueno para que aparezcan publicados en las páginas culturales de los periódicos. Siempre los envió aun cuando los publico en mi blog porque estoy seguro que al hacerlo me desarrollo en el arte de escribir. Sin embargo, cuando lo hago puedo oler el peligro, palpar el riesgo del fracaso y me siento vulnerable. Tal vez me he convertido en un cínico por hacerlo muy seguido o quizás me he quemado demasiado. ¿Cómo escribir de tal forma que no se agote la creatividad, que no se apague la llama de la inspiración, que la escritura sea un regalo y no una tarea más?

Escribo todos los días. Siempre someto mis escritos. Escribo de la mejor manera posible pero de ahora en adelante dejare de hacerlo dos veces a la semana. No más escritos, no más cuentos, no más relatos, no más envíos ni publicaciones en mi blog. Mis envíos serán para mí,  para descansar, pasar tiempo con mi familia, mis nietos. Comeré, beberé y disfrutare la vida que hasta hoy he dado a través de mis envíos.

Vivo en el trópico húmedo, en Nueva Guinea, uno de los municipios más fascinantes de Nicaragua. Llueve nueve meses al año y tres son secos, sin una gota de agua. Me acompañan días lluviosos, atardeceres soleados, las fases del ciclo agrícola con sus encantos y desencantos como espejo de la vida misma.

Escribo todos los días para publicar mis escritos y someterlos a otros. Lo hago porque soy escritor y porque los escritores escriben para otros. Dos veces a la semana dejare de hacerlo, de someter mis escritos y de preocuparme por la publicación de ellos.  En cambio me someteré a descansar, no escribiré y si lo hago, no lo haré para otros. Lo haré para mí mismo y por la salud de mi alma. Es una pausa y de ella cosechare abundancia para seguir adelante.

Viernes, 10 de mayo de 2013

2 comentarios:

  1. al menos tienes por heredad una relevante longevidad, muchas veces una pausa en el camino, mas aun dos pasos atras, sirven de mayor impulso.

    ResponderEliminar
  2. Estimado amigo Ronald, puedo comprender tus motivaciones para hacer un alto en tu quehacer literario, una pausa calibrada, más sin embargo, desde la sencillez de mis limitadas apreciaciones puedo expresarte que disfruto la calidez y estilo de tus relatos e historias, estoy segura que muchos sino todos los que te leemos nos internamos cada vez en cada publicación, que dicho sea de paso son la historias, las vivencias cotidianas de un pueblo conocido por muchos o muchas. Considero que es un merecido descanso el que te recetas, y al ritmo que dicte tu corazon y tu anhelo por plasmar tus pensamientos. Saludos amigo, Katherine Cuadra

    ResponderEliminar