Seguidores

lunes, 30 de diciembre de 2013

CAMINO AL MAR


He transitado caminos diferentes: por caminos secos, cubiertos de polvo y pétalos de flores rojas y amarillas de árboles sembrados a sus lados; por caminos húmedos, chirres y fríos con el sol parpadeando sobre la copa de los árboles en su intento por calentarlos; por caminos cortos e inclinados; por caminos llanos en zigzag. Si en el caminar hubiese anotado los kilómetros recorridos, hoy estaría compartiendo la cifra alcanzada. Pero no, no lo hice, la vida en el caminar no lo permitió. 

He caminado encorvado por la pendiente de la cordillera de Yolaina, tratando de avanzar hasta vomitar para no desmayar. También lo he hecho sin parpadear por el andén de El Bluff para ver a la mujer sin cabeza vestida de blanco diciendo adiós en noches de luna llena, desde el último peldaño del parque de la loma donde el coronel Peters volvía la mirada sonriendo hacia la aduana como un niño y festejando la alegría creole bajo el sol caribeño en las calles asfaltadas de Bluefields. He caminado atento al desplaye del lodo en las piedras de las calles de Nueva Guinea donde las damas caminan con zapatos de tacones altos como garzas erguidas sin inmutarse en el fango, inhalando el aroma del campisto en las calles de Juigalpa con el rugir del león hambriento y recolectando nácar en las calles de arena y grava de Corn Island bajo el cielo estrellado.

De casi todos los caminos guardo gratos recuerdos, lo que persiste bajo la piel. Muchos de esos caminos no los volveré a recorrer, el paso del tiempo no lo permitirá. Trato de no volver la mirada, de olvidar las piedras, las vallas y espinas encontradas en el trayecto de algunos de ellos. Si tuviera la posibilidad de atrapar un momento fugaz del pasado y retenerlo para volver a recorrer el mismo camino escogería sin dudas el camino al mar.

Por el camino al mar florecen los recuerdos, la emoción del brinco sin resbalar sobre piedras dispersas entre las aguas sucias del manglar, personas de ayer que ahora añoro y voces vivas que alientan mi paso con los hombros cargados hasta salir en las dunas de arena, cubiertas de grama de playa, recibiendo la brisa húmeda en el rostro y la espuma explotando de alegría en mis pies descalzos. Camino al mar y no me detendré en el andar.

30/12/2013

1 comentario:

  1. Saludes Don Ronald
    Es un gran honor para mi haberle conocido, en ese camino que usted relata, ahi donde florecen los recuerdos.
    Recuerdo su gran personalidad cuando, nos ayudo a hacer el camino desde el mar hacia las montañas del norte.
    Es cierto que ese camino no lo voveremos a recorrer, lleno de aventuras y emociones, para bien o para mal el progreso llegará con mas asfalto o adoquin, solo me quedará revivirles ese recuerdo a mis hijas, "de cuando la carretera llegaba hasta aqui y pese a ello pudimos llegar a Bluefields por tierra", soy blufileño adoptado, Jinotegano que ama un buen café con rosquillas, el rundown y el pati.
    Mil gracias.
    Juan Arauz, Blanca Lacayo, Ileana Lacayo, Naujlegna Arauz, Sonia Arauz, Brenda Arauz

    ResponderEliminar