Seguidores

jueves, 29 de enero de 2015

UNA MOSCA EN LA PARED Y ALGO MÁS


De todas las cosas que suceden a mí alrededor, por mucho que quiera transmitirlas, es inevitable, siempre una parte de ellas, como destellos quedan grabadas en letras. No sé si sólo a mí me ocurre, pero siempre es un momento, un tema, un objeto, una persona, una historia la que comparto y muchas otras quedan volando en círculos, atrapadas en una nube de ideas que siempre regresa para regarlas en la hoja blanca.

En todos estos años he aprendido, casi por instinto, a veces me pregunto si es que estoy envejeciendo, a ver las cosas desde diferentes perspectivas. Son cosas sencillas, cotidianas que surgen por el hecho de contemplar un paisaje, el amanecer o atardecer, a la gente en sus labores, el murmullo de voces en un restaurante, las risas de los niños en un parque, la sonrisa fingida y la mirada traicionera.

El verdor del bosque húmedo destila gotas de agua, la densa neblina lo deja reluciente con los primeros rayos de sol. Un  telón de fondo donde los campesinos, inseguros, esgrimen sus machetes filosos con el  coraje pintado en sus rostros en defensa de la tierra, su único bien, gritando como fieras cuando se les invade el territorio; sombras negras acechan sus alrededores, erizas, amenazantes, ansiosas, fusil en mano sin causa propia, por ordenanzas del poder.

En la ciudad, escucho el murmullo que cubre sus calles como una mosca en la pared y algo más, los agentes del poder tiemblan,  no existe lo que sobra en la montaña, sus sonrisas son de miedo, miedo a todo, a la gente, a perder el trabajo que los alimenta, a enfrentar la adversidad y sacuden los cimientos que han erigido sobre arena, borrando a unos para dibujar a otros, sin encontrar la solución de un conflicto que mantiene en estado de alerta a la población.

Nueva Guinea, a 50 años, a un aniversario que tiene presupuesto para celebrarse en la ciudad, pero en el campo, en la montaña, los caminos desaparecieron, el camino está equivocado, la paz que con alto costo se había logrado, últimamente se ha alterado.