Seguidores

domingo, 14 de abril de 2013

REENCUENTRO SOBRE UNA LÁPIDA


La última vez que nos encontramos fue en diciembre pasado; viajaba hacia Managua y pasé parte del día y la noche en Juigalpa siguiendo el consejo de mi mujer: “andá, nunca salís, visitá a tus amigos”.  Uno de ellos me dio un aventón hasta la ciudad de los caracolitos negros y en agradecimiento lo invité a almorzar donde “la Deyfilia”. Luego de despedirnos lo llamé por teléfono. “Ya llego”, dijo y minutos después apareció Miguel Traña Galeano como siempre: apresurado y sonriente. Conversamos toda la tarde, revivimos pasajes de la etapa en que trabajamos juntos y nos aventuramos como docentes bajo un ambiente de guerra y sueños vencedores de la muerte.

Ella recibió la noticia por parte de una amiga, pero me lo dijo después. Quizás por olvido o tal vez no quiso que saliera de noche en mi cacharpa apresurado a su vela porque al hacerlo, horas más tarde, descubrí en sus ojos la angustia que reconoce el dolor de quien ha perdido a un amigo. Quise llamarlo marcando su número pero me retuve, sabía que al hacerlo escucharía la voz de Janet Tablada, su esposa, o la de unos de sus hijos en ese momento desgarrador.

Salí a su despedida por la mañana y en el trayecto reviví los momentos que pasamos juntos. Desde el primer instante en que nos conocimos, cuando llegué en busca de trabajo a la delegación de gobierno de la entonces V Región, luego de entregarle mis documentos al delegado del Ministerio de Planificación, le di la mano y, al comunicarme que la plaza disponible ya tenía a una persona designada desde Managua, Miguel Traña me dijo: “no creo que aguante, le doy menos de quince días”; así fue. Una mañana me buscaron y él se encargó de ubicarme en el salón de la oficina, procurando que quedara a su lado porque hacíamos equipo atendiendo el sector agropecuario, él era analista de la parte agrícola y a mi encargo estaba la pecuaria.

Dos horas después estaba en Juigalpa. Me atreví a llamar a su número. “Estamos en la UNAN”, respondió su hijo. El auditorio estaba repleto de gente. En el fondo, colgada en la pared, su fotografía y, al pie del pódium, su féretro custodiado por la guardia de honor y coronas de flores. Quería estar a su lado al igual que los dirigentes de la universidad y los estudiantes. Quería contar mi historia sobre él, pero ya no formaba parte del mundo académico que le rendía honores. Luego de escuchar las palabras emotivas de Emilio, el decano, me dirigí a hacerle guardia de honor. Allí, a su lado, recordé su advertencia en uno de los incontables viajes de asesoría a los municipios de Chontales en un jeep Toyota, cuando en esos tiempos de primero se montaban los fusiles estando conscientes que las balas de una emboscada no nos dejarían ni manipularlos. Al dormirme en el trayecto de una palmada me despertó y dijo: “maestro, no se duerma, puede despertarse en otro mundo”.

A las doce en punto terminaron de rendirle tributo. Vi a Janet y caminé hacia ella. La tomé del brazo y, al verme, de sus ojos brotaron lágrimas, nos abrazamos en el dolor;  con voz desgarrada dijo: “se nos fue Miguel”. Miguel, el que abandonaba su escritorio cruzando el salón y se sentaba frente a ella para cortejarla, el que después de tener los resultados sobre el comportamiento del sector agrícola los vinculaba con el análisis que ella realizaba sobre el comercio interior generando una visión más real, más cruda sobre la carestía de la población que hacia colas interminables en los centros de abastecimiento. Miguel, el mismo que guardaba silencio en las reuniones de trabajo, pero lo retenido explotaba en palabras críticas contenidas en sus informes. Miguel que les abría la mente a sus alumnos con sus cátedras de economía política, matemática financiera y filosofía.

A las tres de la tarde del 11 de abril se celebró la misa en la capilla del colegio San Francisco. Allí estaban caras conocidas que tenía muchos años de no ver y viejos amigos, los de una época que forjó hombres y mujeres como Miguel. Un hombre sin apego a los bienes materiales que vivió sin pretender cargos ni puestos de trabajo para ostentar lo que no es propio. Marchamos detrás de él y, al llegar a su destino final, sobre una lápida nos reencontramos reviviendo entre amigos parte de su vida. ¡Descansa en paz, Miguel!

Sábado, 13 de abril de 2013

2 comentarios:

  1. Abrasos a la distancia mi estimado escritor de la Vida. luego d leer este articulo tan emotivo mis ojos se sudaron ya q me llevaron a Papá quien hoy no esta conmigo pero q Yo soy parte d El recorde aquella historia q nos conto a Asther, Ronald y a Mi de la barrera con los chicheros y se me vinieron muchas mas q he escuchado de Darwind Cruz, Wilver Cruz , Fidel Gallardo, solo x señalar a los del barrio y con quienes al calor d los tragos d extra lite llamandome chepito se expresan d ese hombre a quien mire y trate con respeto sin importar las cirscunstancias x donde la vida lo llevo, mi Papá Jose Santos Hernandez Aragon. con lagrimas en mis ojos t doy las gracias x q mas halla de mostrar la realidad d nuestro diario vivir en donde el conformismo absoluto del Nicaraguense se muestra y se vive en su explentor desgarrador, tambien nos muestras valores y principios de hombres q han vivido con causa y ideal noble haciendoles merecedores d las lineas con q estan escritas sus vidas en nuestro corazon.
    HASTA LA VICTORIA SIEMPRE . SIGE SIENDO EL HOMBRE Q DICE LO PIENSA Y HACE LO Q DICE. SE T QUIERE UN VERGASO. Abrasos a mi Mama Esmilce. :) ya deje d tomar cafe amargo :)

    ResponderEliminar
  2. Que descanse en paz Miguel!! Tambien forme parte de ese equipo de Trabajo como Analista de Inversiones, por unos meses, pues despues pase a ser delegada de la FACS, pero siempre trabajamos juntos en esa delegacion de gobierno en la V Region, con los peligros, las hazañas de poner la vida en riesgo dia a dia pero que por nuestra juventud no nos percatabamos del peligro o estabamos inspirados en realizar nuestro trabajo!! mi pesame a Janeth, a sus hijos que no conozco, pero estoy segura sabran honrar el honor de ser hijios de una gran persona!!
    Martha McCoy

    ResponderEliminar