Seguidores

viernes, 24 de julio de 2015

21 AÑOS DE RADIO MANANTIAL, LA RADIO COMUNITARIA DE NUEVA GUINEA




Como todos los días, hoy a las seis de la mañana, encendí la radio para sintonizar los 102.5 de la frecuencia modulada de Radio Manantial. Lo hice para informarme de las actividades que han programado para celebrar sus 21 años de existencia y, cuando me di cuenta que tenían abiertos los micrófonos para que su audiencia llamara, hice el intento pero el bip, bib, bip del teléfono ocupado no me permitió felicitarles y por eso escribo sobre ello.

Radio Manantial es la radio de todos y todas. Es la radio comunitaria de Nueva Guinea, y lo es no porque se llama de esa manera, ni porque funciona bajo la lógica de una cooperativa de comunicación.  Es comunitaria, es de todos, porque articula la participación de las personas que la conforman, porque articula a su vasta audiencia frente a la problemática que los aqueja: a las amas de casa, al vendedor ambulante, al comerciante, al barbero, al taxista, al campesino, al pastor y al sacerdote, a los jóvenes, a los maestros, a todos los habitantes del casco urbano, de las comarcas y las colonias de Nueva Guinea.

Y con ellos ha estado a su lado estos 21 años, ha dicho presente en las desgracias familiares y en los desastres naturales promoviendo la solidaridad de las personas con “hablatones”, promoviendo la cultura y el desarrollo de los artistas locales, denunciando el atropello a los derechos humanos por parte de los poderosos. Radio Manantial ha sido gestora en la apertura de nuevos espacios de participación ciudadana, hasta ahora negados por los grandes monopolios de comunicación. He allí su valor, su razón de ser, es la radio hecha por las misma comunidad para la comunidad.

La sociedad de Nueva Guinea tiene la obligación de apropiarse de este espacio comunitario frente a la embestida de medios extraños y tiene la responsabilidad de convertirla, aún más, en un escenario para la verdadera expresión democrática ya que es un lugar para que las comunidades se reconozcan en su diversidad y hagan radio a su manera, con sus recursos técnicos y económicos, con su organización, y lo que es más importante, a través de su propia óptica de los problemas que los aquejan, con su propia agenda, con sus deseos y aspiraciones para construir la Nueva Guinea de todos y todas.

La radio Manantial debe ser más que el gestor del servicio y la comunidad su destinatario, lo que significa que ella es mucho más que otro espacio, es un medio para que estemos juntos, para re-conocernos frente al otro que piensa distinto, para intercambiar lo que somos, lo que queremos, para darle rienda suelta a nuestra creatividad, para apoyarnos en la búsqueda de fines comunes, para ser más solidarios, más autóctonos, para favorecer el desarrollo local autentico y la convivencia pacífica y, en última instancia, para ser más Nuevaguineenses.

¡Viva la Radio Comunitaria!
¡Viva Radio Manantial!

24 de Julio de 2015.

viernes, 17 de julio de 2015

MORDIDO POR UNA SERPIENTE

La vi escurrirse en el patio del frente de la casa, se quedó quieta en el ángulo, entre la mussaenda, los arbustos de croton y el borde del corredor. Me acerqué para verla y levantó la cabeza con la mitad de su cuerpo enrollado. Al ver sus ojos sentí un mareo profundo, perdí las fuerzas, no pude mover ni una sola parte de mi cuerpo, sólo la vi acercarse. Luché contra ese estado de inmovilidad, con mis pensamientos y la mirada, pero no pude reaccionar.

La vi hacer el primer intento, pero no pude moverme, estaba como clavado en la grama y se acercaba cada vez más. Quise gritar pidiendo ayuda pero no salían palabras de mi boca. Se me tiró encima y…

    ¡AAAyyyyyyy! —grité y me desperté sudoroso, con respiración y palpitación acelerada.
    ¿Qué te pasó? —preguntó ella al despertarse por el grito.

No respondí, me di vuela y volví a dormir con una sensación de temor.

    ¿Qué fue lo que soñaste? —preguntó por la mañana a la hora en que iba a preparar su taza de café.
    Me mordió una serpiente —respondí y le conté.
    ¿Oíste tu grito?
    Sí, lo escuché.
    ¿Eso te despertó?
    Sí.
    Una serpiente que te muerde, ¡alégrate, eso es buena suerte!
    ¿Y despertarse con el grito?
    Porque tuviste una pesadilla, temor. ¡Sos miedoso!

Después de su cafecito ella partió a la visita rutinaria de los nietos y me quedé pensando en lo soñado; intrigado llamé a una amiga de Bluefields, una black creole que vive en el barrio San Mateo, cerca del cementerio. Luego del saludo le conté lo soñado.

    Es común que la gente sueñe con serpientes, a veces no significa nada. Soñar con una serpiente o con varias no tiene por qué significar algo malo o que vaya a sucedernos algo relacionado con éstas —dijo.
    ¿Pero qué significa soñar con una serpiente? — pregunté.
    Te lo voy a decir según el sueño que la gente tiene, pero me vas a quedar debiendo esta consulta, la próxima vez que vengas a Bluefields me pagas y caro, ¿oíste? —dijo.
    Sí, sí, sabes que lo haré — respondí.

Me explicó lo siguiente:

1.      Si sueñas que matas a la serpiente, esto es una lucha en la que vences el obstáculo representado por este animal. Este obstáculo puede estar relacionado con cualquier vivencia de tu vida real. El hecho puede ser una enfermedad, sea grave o leve, o superar un bache amoroso, incluso económico o emocional. Matar al reptil representa que logras salir del pozo en que estás metido.
2.      Si en cambio sueñas que te peleas con una serpiente y das patadas para apartarla de ti, significará que el sueño te está enviando un mensaje: que tengas cuidado ya que quizás estés rodeado de personas que te pueden traicionar, presta atención en el trabajo o si haces negocios o has de firmar algún contrato o documento.
3.      Soñar que una serpiente te rodea el cuerpo como si fuera una anaconda, indica tu temperamento sensual y aventurero, te gusta disfrutar del sexo con un punto salvaje y  el sueño puede ser un augurio de una mejora de tus relaciones sexuales.

    ¿Y si la serpiente te muerde en el sueño?”, le pregunté desesperado.
    Es síntoma de buena suerte, anuncia prosperidad, entrada de dinero, pero también que has de estar alerta en tu trabajo o en cualquier trato que realices con socios; puede haber gente que quiera traicionarte, por lo que en este caso puede tener un significado positivo y a la vez uno que no lo sea tanto. De todos modos, si te fijas, te darás cuenta que todo lo relacionado con las serpientes suele estarlo también con la cautela.

Luego de esas palabras de mi amiga de Bluefields me quedé tranquilo, aunque también en alerta, cauteloso con todo lo que pasa alrededor. No es nuevo, siempre lo he hecho pero luego del sueño con la serpiente que me muerde, lo hago mucho más. Tengo que andar con cuidado, hay que ser desconfiado, ver las cosas y la realidad en tercera dimensión, no dejarse llevar por las primeras impresiones, por las apariencias ni por los impulsos.

¡Ah!, casi se me olvida: sobre el grito me dijo que no era nada, que fue producto del miedo que sentí, “terror nocturno”, dijo. “Cuando vengas te voy a dar una cosa para que se te quite ese estrés de por vida y no lo vuelvas a tener”, agregó.


Nueva Guinea, RACCS.