Seguidores

miércoles, 7 de diciembre de 2011

CARTA AL NIÑO DIOS

Querido Niño Dios:

En esta Navidad que celebramos recordando tu nacimiento en la gruta de Belén, me doy cuenta que tengo más de cuarenta años de no escribirte. El tiempo ha pasado como un soplo de aliento desde aquella última vez que lo hice y te pido perdón por no haberlo seguido haciendo. Con el paso de los años me di cuenta que mis padres acomodaban en la cama los juguetes que te pedía, así como lo hice con mis hijos y ahora ellos lo hacen con mis nietos. No tengo ningún reproche por eso, al contrario, me lleno de orgullo por la ilusión que tejieron a mí alrededor esperando tu llegada.
         
También, Niño Dios, con el paso de los años, ya mayorcito, esperaba tu venida festejando con mis amigos y amigas a lo grande. No tengo que decirte cómo, porque tú lo sabes. Por eso se me olvidó ir a la misa del gallo, salir corriendo a la casa para abrazar a mis padres que ahora están a tu lado cuidándote y los añoro mucho. Por eso también te pido perdón, yo se que estás viendo las lágrimas que derramo, pero la vida es dura, tú lo sabes mejor porque lo sufriste en carne propia cuando te crucificaron por querer construir un mundo mejor para todos.
         
Hoy en día, en estos tiempos, nos siguen crucificando de distintas maneras; no les bastó con vos, les quedó la maña, la maldad. Vieras, Niño Dios, los centros comerciales, la televisión con la propaganda, las ofertas y la promoción del consumismo que hacen en tu nombre para engordar sus cuentas en los bancos, sin importarles nada más. No tienen ojos, no pueden ver, están ciegos por la avaricia y deseos de poder. No te voy a seguir contando, vos lo sabes; mejor voy al grano y te expreso mis deseos. Vos sos milagroso y se que todo lo podes hacer realidad.

1.    Tráeme una brisa nueva de vida para ver crecer sanos y felices a mis nietos. Te pido que la acompañes con un paquete de salud. Te voy a dejar abierta las ventanas de mi casa, podes entrar sin esforzarte mucho porque no tienen verjas. Lo que te pido también va en nombre de mi mujer, recuerda su rodilla.
2.    Alúmbrale el camino a mis hijos. Ya están grandes, les he dado todos los consejos que puedas imaginarte, pero a veces no hacen caso. Un día se darán cuenta y dirán “mi papá tenía razón”, pero mientras tanto te los encomiendo a vos. Por favor, entra a la casa de ellos, no los olvides.
3.     En tu recorrido te pido que riegues a mi alrededor, en mi patio, en Nueva Guinea, en la costa Caribe y Nicaragua entera, una buena dosis de concordia para que germine en todos los corazones el amor y el deseo por hacer el bien hacia los demás.
4.     Hace florecer los campos, sopla la semilla de los campesinos para que tengamos cosechas en abundancia.
5.     Calma las aguas, detén las tormentas para que los pescadores tengan buena faena.
6.    Te pido que dejes caer esas estrellitas brillantes que como estela te acompañan, en la cabeza de la mayor parte de los políticos de nuestro país para que les ilumines el cerebro y no sigan haciendo las caballadas que cometen todos los días, perjudicando a este pueblo trabajador que se merece un futuro mejor.

Desde ya estoy ansioso por que vengas y esta carta te la dejó debajo de la almohada para que la encuentres fácilmente. Una copia se la envío a mis amigos y amigas para que se animen y te escriban.

Buenas noches, mi querido Niño Dios.

Ronald Hill A.
La Colina
Nueva Guinea, RAAS
Martes, 06 de diciembre de 2011

PD: Niño Dios, si crees que son muchos mis deseos te pido que te esfuerces en los primeros cinco; el último de ellos, aquí nosotros lo vamos a resolver más temprano que tarde. 



15 comentarios:

  1. Así mismo es. el que tiene mas quiere y no comparte con las personas que necesitan en realidad. los rico le regalan cosas buenas a los ricos y a los pobre cualquier cosa los" engaño". Dios ve los actos con voluntad , no las regalías con engaños....

    ResponderEliminar
  2. Ronald, he visto la ilusión con que has escrito esa carta al Niño Dios. Realmente deseo de corazón que se cumplan tus peticiones. Que antes de irnos de este mundo , al menos tengamos la satisfacción, quizós no de haber hecho algo que nos llene de orgullo y placer, por que es difícil, con tantos hermanos llenos de odio, envidia y egoísmos. Pero ojalá que cambien sus corazones, que aunque eso pase, sería feliz mas que cualquier logro personal. Abrazos querido amigo, Dios te bedniga y te haga realidad tus deseos.
    Mario Armando Ibarra

    ResponderEliminar
  3. Le voy a sacar fotocopia a esta carta y la voy a poner abajo de mi almohada para que se la lleve el Nino Dios , agegandole que saque a los mercaderes del Templo esta navidad, que el fetechismo por la mecaderias ( como decia Tomas Borge en los 80, hoy ya no lo dice porque maneja a montone$ billete$) en la sociedad contemporanea es buen resultdo de ese acuerdo entre el vaticano y el mercado.

    ResponderEliminar
  4. Estimado Ronald, muy buena carta, a veces me hizo reír y otras me saco lagrimas de emoción y nostalgia. No importa que digan que llore, eso que tiene, quien no lo ha hecho, pues así como tú recuerdas a tus padres tus hijos y tus nietos, también yo comparto con vos esos mismos sentimientos.
    Ahora si yo fuera tu niño dios pues todos esos deseos te los cumpliría, el ultimo como tu dice se irá resolviendo poco a poco pues todos en parte también somos culpables y eso es lo que tenemos que viviré hasta que aprendamos a ser más responsables, respetuosos con el prójimo, así como deseamos justicia también cada uno ponga en práctica ser justos, no mentir viciosamente, no robar en nuestro trabajo, pues si no cumplimos con nuestras obligaciones de trabajar pues estamos robando, a nosotros y a los prójimos. Si nos pagan por una jornada de ocho horas pues trabajemos ocho horas, no seis, no hagamos nuestros mandados a la hora de nuestro trabajo, seamos responsables con nuestros hijos, eduquémoslos, no los dejemos ahí como bastardos, como para que encuentren padre en la calle, en las pandillas, o en la cárcel o que queden de huele pega. Toda esta escoria también los gobiernos, de izquierda o derecha que sean, dictadores o democráticos tendrán que lidiar con ellos.
    También como tu niño dios te traigo una brisa de salud, pero para que la puedas aprovechar y respirar bien tienes que dejar de fumar. Cada cigarrillo que fumas son 4 días menos que no vivirás viendo a tus nietos, hijos y amigos.
    Tan pronto como vaya llegando y haciendo mis recorridos de compromisos de trabajos también tengo mi trineo con los venados listos para volar a Nueva Guinea, ni que la colina sea muy alta será problema para mis venados, ojala que no haya un loco cazador que me los vaya confundir y me mate uno. Jajajaja. Saludes.

    ResponderEliminar
  5. Gracias por lo comentarios, Mario Armando Ibarra y Angel Emilio. Tengo planes para el proximo año, uno de ellos es dejar de fumar. Angel Emilio, llena tu trineo de parche para dejar de fumar y asi ayudas a cumplirme ese deseo. Saludos!

    ResponderEliminar
  6. Don Ronald he leido detenidamente su carta al niño Dios, esta muy linda por muchas razones entre las que quiero destacar esta la gran realidad de nuestro pueblo y la forma positiva como usted lo aborda, Saludos. Francisco

    ResponderEliminar
  7. Jamás se me había ocurrido escribirle una carta al niño Dios, despues de hacerlo, religiosamente y lleno de esperanza año con año, hasta que aquel compañerito mas grande de la escuela, reveló aquella verdad aterradora: "no seas baboso", no hay tal niño Dios, son tus padres que te traen los regalos navideños". Y yo que le agarré la gran vara, dejé de creer en vos, niño Dios, creer en vos como el portador de los obsequios a la humanidad. Ese año recuerdo que pedí una bicicleta y me maté buscándola en la casa, para ver si era cierto lo que me había dicho aquel chavalo. Claro que nunca la encontré, hasta el 25 de diciembre, junto a mi cama! Y aún así, dejé de creer en vos!
    Gracias a Ronald, por traerme tantos recuerdos de mi infancia que veo tan lejana!

    ResponderEliminar
  8. Ojala t traiga lo ke pedis y mucho mas salud para vos y dona Emilse y asi miren a los nietos devolverle al Cuyu,Klarin,La Nana y Emil, lo ke les dieron a ustedes (dolores de cabezas y alegrias) jajjajajaj. Marco Quezada Molina

    ResponderEliminar
  9. Thanks, Ronald, for such a nice letter to baby Jesus. So many times we forget that "Baby Jesus" is the real reason of the "Christmas".

    ResponderEliminar
  10. Me hiciste llorar :( Qué linda carta...

    ResponderEliminar
  11. Gracias a todos y todas por sus comentarios a mi CARTA AL NIÑO DIOS. Espero que le escriban! Un abrazo!

    ResponderEliminar
  12. Enrique Fernando Lara7 de diciembre de 2012, 8:19

    Dios quiera que llegue a sus manos y se cumplan tus deseos.

    ResponderEliminar
  13. Muy bella carta
    felicidades ;-)

    ResponderEliminar
  14. Que decir!!! que no se haya dicho ya en comentarios anteriores....solo a seguirte instando a escribir como lo haces.... con ese don tuyo tan autentico, que a todos cautiva...saludos mi amigo con todo mi aprecio. Kathy

    ResponderEliminar
  15. Que maravilloso don ese que tienes de escribir y expresar sentimientos y emociones. Desde Madrid te aseguro que las tardes que leo tus comentarios y veo tus fotografías son realmente dichosas. Abrazo fuerte

    ResponderEliminar